Oliv, la única mascarilla 100% ecológica y compostable

La preocupación de Mascarillas Béjar desde el inicio de la pandemia ha sido dar soluciones fiables en cada paso a las necesidades urgentes de una situación excepcional sanitaria. Siempre preocupados, a la vez, por cumplir los objetivos de respeto por el Medio Ambiente y la capacidad de reciclar todo lo necesario en cada paso de su industria textil sanitaria, su trayectoria ha incidido en la preservación de nuestros bosques, mares y territorios.

De acuerdo con la Agenda 2030, se han realizado, así, campañas pioneras en plena crisis sanitaria, sobre la necesidad de recoger las mascarillas, de no invadir mares, medioambiente, y ecosistemas sostenibles. Y por supuesto, se elaboró un código ecológico interno de responsabilidad verde que combinaba la necesidad de usar estos materiales prioritarios con el consecuente y necesario reciclaje de sus productos.

Evitar males mayores que, al terminar este ciclo pandémico, no dejaran secuelas y consecuencias graves a nuestro planeta ha sido una prioridad.

Por eso, la empresa pionera en estos largos y difíciles meses, ha seguido trabajando en el I+D, totalmente volcada en el objetivo de la Conciencia Verde y el futuro sostenible, único modo de desarrollar prototipos útiles que, en un mundo global, puedan ser ahora y en el futuro soluciones viables y sostenibles para circunstancias análogas.

Su preocupación es ser capaces, por tanto, de ofrecer soluciones eficaces que concilien la necesidad de un planeta sostenible con la protección de todos los ciudadanos del mismo ante situaciones posiblemente recurrentes; La empresa pionera en el textil sanitario español cree, por tanto, que es necesario invertir en investigación para revolucionar con la creación de modelos tecnológicamente impecables los instrumentos de protección eficaces que no dañen el medio ambiente.

Después de las circunstancias graves acaecidas, es imprescindible avanzar, crear y proteger junto al planeta. por eso la industria española necesita fórmulas de desarrollo como estas para evitar los riesgos de infraestructura y respuesta eficaz a retos imprescindibles, solucionando el problema de no depender de terceros países nunca más.