Guía práctica del uso de mascarillas

 Correcto uso de mascarillas quirúrgicas

Esta nueva situación que nos plantea la pandemia por COVID-19 nos ha llevado a cuestionarnos sobre el correcto uso de mascarillas. Seguramente, nunca imaginamos que este elemento sanitario sería indispensable en el día a día y han surgido muchas dudas; incluso, hemos tenido que cometer varios errores antes de aprender cómo llevar este producto de protección.

Es común ver cómo algunas personas se colocan la mascarilla por debajo de la nariz; algunos las suben demasiado hasta prácticamente obstaculizar el campo visual; otros tienen una gran variedad de mascarillas que no entiendes si son o no efectivas contra este tipo de virus, y muchas situaciones más pueden llevarte a tener decenas de incógnitas, mitos e incertidumbres sobre cuál es el uso correcto.

Hasta el momento, puede que lo más concreto sobre el tema es que el uso de la mascarilla es parte efectiva del protocolo de bioseguridad y obligatoria dentro del país para poder circular en espacios públicos, medios de transporte, la operativa de empresas de todos los sectores y, en todos los casos, para protegernos de ser infectados o de infectar a los demás.

Y es que, en este momento, todos podríamos ser sospechosos de portar el virus. Tal como lo afirma la OMS, los casos asintomáticos comprobados están dentro del 6-41 %. 

https://www.youtube.com/watch?v=baHXul0mO1I

La cifra podría ser mayor teniendo en cuenta que existen portadores que no han podido ser detectados, precisamente porque estos se detectan a través la prueba para COVID-19, la cual, principalmente (en algunos casos, exclusivamente), se aplica a pacientes que ya tienen algún síntoma.

Es así como los casos asintomáticos pueden estar conviviendo y circulando con el virus mientras llevan una falsa seguridad de sanidad y contagian a su alrededor inconscientemente. La buena noticia es que este riesgo inminente de los asintomáticos tan particular de este tipo de virus se puede reducir drásticamente con el uso adecuado de las mascarillas.

¿Por qué con mascarillas de las conocidas como quirúrgicas? Porque su composición y diseño son especialmente desarrollados como barrera para contener las microgotículas portadoras del virus que expide el portador al hablar, toser, estornudar e, incluso, al respirar.

Estas mascarillas tienen una eficacia de filtración bacteriana (BFE) mínima del 95 % y, según su tipo, podría llegar a ser mayor del 98 %. Esta alta capacidad de bloquear el paso de las gotas transportadoras del virus evita que tanto los portadores como los que los rodean eleven el número de contagiados.

Esta evidencia de su efectividad es tal que médicos de los hospitales de Madrid han declarado abiertamente la necesidad de que toda la población use mascarillas para prevenir el contagio por COVID-19.

Por tanto, para ayudarte a enfrentar este virus efectivamente con el uso de las mascarillas correctas, realizamos este contenido en el que recopilamos toda la información científica y especializada que necesitas tener para protegerte y proteger a los demás. 

Podemos obtener una efectividad de protección bacteriana frente al COVID-19 de más del 98 % con el correcto uso de mascarillas. #EsteVirusLoParamosUnidos.

Conoce el correcto uso de las mascarillas

Queda más clara la urgencia de usar mascarillas, siendo estas las especiales para contener el contagio de este tipo de virus, particular por su facilidad de propagación y los casos asintomáticos.

Ahora podremos abordar todo lo referente al uso correcto de mascarillas, siendo esto fundamental para lograr toda esa efectividad que los especialistas confirman.

¿Cómo colocarlas?

correcto-uso-de-mascarillas-quirúrgicas-según-OMS

Lo primero que hay que aclarar es cómo colocar las mascarillas, pues se han cometido muchos errores que bajan automáticamente la tasa de efectividad que estas son capaces de tener y, contrariamente a lo que se quiere, aumentan la transmisión del virus.

Colocarlas correctamente implica desde unas prácticas de higiene hasta una técnica sencilla pero vital para ponerlas sobre tu rostro:

Práctica de higiene al colocar la mascarilla

  • Lávate las manos con agua y jabón por unos 20-30 segundos. Asegúrate de frotar muy bien entre cada uña y cada espacio entre los dedos y las muñecas.
  • Si en el momento no puedes, por alguna razón, lavarte con agua y jabón, usa gel antibacterial para desinfectar las manos.

Técnica de colocación de mascarillas

  • Coge la mascarilla de las gomas y revisa a contraluz que esta no tenga perforaciones o rasgaduras.
  • Después de comprobar el buen estado de la mascarilla, procede a fijar las gomas en las orejas, cuidando que la parte del alambre moldeador quede arriba.
  • Asegúrate de que la nariz, la boca y la barbilla queden cubiertas con esta y que no se formen espacios entre la tela y la piel del rostro.
  • Ajusta la mascarilla a la forma del puente de la nariz haciendo presión sobre el alambre.
  • Evita tocar la mascarilla con las manos o cualquier superficie para evitar que se contamine.
  • En caso de tocar la mascarilla durante su uso, desinféctate las manos con alcohol antiséptico o, a ser posible, lávalas con agua y jabón.
  • En caso de tener gafas, debes retirarlas antes de ponerte la mascarilla.
  • Asegúrate de que las gafas queden por encima de la mascarilla.
  • Para evitar que las gafas se empañen, debes asegurarte de adherir muy bien la parte del alambre al puente de la nariz.
  • En caso de no poder evitar el vapor de tu respiración en las gafas, podrías acudir a productos especiales para este fin.

¿Cada cuánto tiempo debo cambiarla?

Es de destacar que el correcto uso de mascarillas también depende de tener claridad y disciplina sobre el momento en el que se deben cambiar.

Al ser no reutilizables, estas se deben cambiar cada cierto tiempo y en los siguientes casos:

  • Cada 4-8 horas como máximo.
  • Antes de las 6-8 horas recomendadas si estas presentan deterioro, suciedad o humedad.
  • Después de retirarla para comer o beber.

Estos plazos de cambio de la mascarilla se establecen considerando que esta puede estar ya contaminada por las microgotículas transmisoras en este promedio de tiempo, lo cual eleva potencialmente el riesgo de contagio por contacto. Además, con la respiración constante, la mascarilla se va humedeciendo y, con ello, va perdiendo la eficacia del filtro.

La efectividad de las mascarillas de este tipo se pierde al cabo de las 4-8 horas recomendadas de uso, por lo que deben cambiarse en este espacio de tiempo o antes si se humedecen, dañan o ensucian.

Ahora, no está de más aclarar que las mascarillas no reutilizables son de un único uso y personales (no se deben compartir).

Estas no se deben lavar para volverlas a usar, pues con la humedad de la respiración o del ambiente se deteriora su filtro el cual funciona como barrera protectora y, con ello, toda su eficacia; de ahí que se deban cambiar inmediatamente cuando están húmedas.

 recomendaciones-particulares-sobre-uso-de-mascarillas-quirurguicas

Por su parte, cuando trabajas en entornos clínicos o médicos, si estás en lugares donde hay transmisión comunitaria o presunción de esta o brotes más intensos, el cambio de la mascarilla se debería hacer en las anteriores situaciones generales y en otras adicionales:

  • Después de haber atendido a un paciente.
  • Después de tocar la mascarilla.
  • Cada cuatro horas como máximo.

¿Cómo debo retirarla?

Igual de importante es retirar las mascarillas con los cuidados recomendados. Para hacerlo como se debe es necesario:

  • Cogerlas de las gomas y retirarlas hacia delante. 
  • Evita tocar la tela por cualquiera de sus caras.
  • Deséchala en la basura de inmediato, cuidando de no tocar ningún objeto o superficie mientras la arrojas. 
  • Evita tocar tus ojos, tu nariz y tu boca o cualquier superficie con tus manos.
  • Desinfecta o lava muy bien tus manos.

Hasta el momento no existe un método ampliamente comprobado o estudiado para la desinfección de las mascarillas reutilizables, por lo que, en este caso, la mejor opción sigue siendo el uso de mascarillas, destacadas por ser de un solo uso.

Acerca de las mascarillas conocidas como quirúrgicas

Es conveniente profundizar en el concepto de las mascarillas y en todas las características que debes conocer para asegurarte de reconocerlas.

Este tipo de mascarillas son parte del denominado equipo sanitario y están reglamentadas por la norma UNE-EN 14683:2019 AC. En esta se establecen los requisitos que estas deben cumplir para poder ser comercializadas en toda la Unión Europea por cuestiones de calidad y efectividad.

Este es otro aspecto esencial para el correcto uso de mascarillas de esta clase. Por tanto, es importante que reconozcas los ítems que estas deben cumplir:

Construcción o fabricación. El método debe asegurar que la unión de las capas que la componen y de las diferentes partes de las mascarillas sea la indicada, asegurando la efectividad de filtración bacteriana. Este método debe ser un sellamiento que no cause perforaciones en la mascarilla.

Diseño. Deben ser ergonómicas y garantizar que se ajustan a la morfología facial. Además, deben asegurar que no quedan huecos entre la piel y la mascarilla.

Requisitos de funcionamiento y métodos de ensayo. Estas deben pasar por unas pruebas y ensayos que demuestren que están dentro de los umbrales requeridos de:

  • BFE o eficiencia de filtración bacteriana.
  • Respirabilidad o presión diferencial.
  • Presión de resistencia a las salpicaduras (para las de tipo IIR).
  • Limpieza microbiana o carga biológica.

El umbral mínimo o máximo que deben cumplir las mascarillas varía según su tipo y es explicado en la siguiente tabla, publicada por el Instituto Valenciano de Microbiología, la cual es un extracto de la norma UNE-EN 14683:2019 AC:

 la-normativa-que-garantiza-la-efectividad-en-uso-de-mascarillas-quirúrgicas

Puedes comprobar que estos requerimientos de calidad se cumplen revisando que las mascarillas mencionen en su envoltorio que están certificadas por la norma en cuestión.

Además de constatar que las mascarillas tengan la certificación requerida por la UE, puedes identificar las siguientes características apreciables a la vista:

  • Son de forma rectangular con pliegues.
  • Tienen gomas de sujeción laterales, es decir, para las orejas.
  • Tienen un alambre moldeable para el ajuste del puente de la nariz. 
  • No tienen costuras.
  • Deben tener un sellado entre las capas.
  • Suelen tener tres capas, de las cuales la del centro es la que hace la función de filtro bacteriano.
  • Generalmente, tienen un filtro blanco de 20 gramos.
  • Su material es de tejido no tejido.
  • Estas no deben tener perforaciones o agujeros. 

En la actualidad, encuentras mascarillas que tienen características mejoradas y todavía más ajustadas a las exigencias de prevención de esta pandemia.  

Se trata de nuestras mascarillas Béjar, un producto que nace como una solución a la escasez en la oferta de mascarillas en nuestro país y por la necesidad de adaptar nuestro producto final a las necesidades de toda la población española. Entre las características superiores que integramos en su elaboración están:

Uso de mascarillas quirúrgicas de calidad Béjar

  • Filtro TNT de 53 gramos: este es superior al encontrado en las mascarillas promedio, en las cuales el filtro es de 20 gramos.
  • Eficacia de filtración bacteriana (BFE) mayor al 99,7 %: la norma exige el 98 %, lo que equivale a que nuestras mascarillas superan los estándares y brindan una protección optimizada contra gérmenes, virus y polvo.
  • Propiedad antifluidos: esto la convierte en una del tipo IIR, las cuales son de máxima protección contra las gotículas transmisoras del virus.
  • Soldadura ultrasónica: con esta se asegura una unión óptima de las tres capas que la componen, sus gomas y sus partes.
  • Alambre forrado con plástico: para mayor comodidad, higiene y seguridad en su uso. 
  • Gomas de algodón y licra: para mayor confort en usos prolongados y alta precisión en el ajuste.
  • Muy resistente a la humedad causada por la respiración: por eso su uso se puede extender a 6-8 horas. 
  • Textiles más seguros e higiénicos: los usados en la mascarilla son libres de tóxicos, como fibra de vidrio y látex, y no expiden partículas.
  • Certificadas por la UE: certificación UNE-EN 14683:2019 AC y por Aitex (Instituto Tecnológico Textil).
  • Producto nacional: fabricadas en la comunidad de Béjar, con lo que se promueve el empleo y la economía local y se logra un precio más conveniente para los consumidores en España.

Finalmente, estas son personalizables según el producto y el packaging. Encuentras diferentes presentaciones según la cantidad necesaria en el uso empresarial y en entornos médicos o familiares:

  • Pack single: dos cajas de cincuenta unidades cada una = 100 unidades.
  • Pack familiar: cuatro cajas de cincuenta unidades cada una = 200 unidades.
  • Pack profesional: cuarenta cajas de cincuenta unidades cada una = 2000 unidades.

Es importante aclarar que las mascarillas no se comercializan por unidades, pues la venta unitaria solo está autorizada a farmacias, de manera que se pueda asegurar la protección del producto frente a la contaminación que se pueda causar antes de su utilización.

También podrás personalizar el packaging para tu empresa, organización o colectivo social.

¿Son reutilizables?

Aunque la OMS menciona que pueden darse las condiciones de reutilizable en algunos diseños de mascarillas, las que son ampliamente encontradas en el mercado y sobre las que existen pruebas y estudios de efectividad son las de tipo no reutilizable.

Esto, especialmente, porque no se han encontrado métodos efectivos de desinfección de este tipo de mascarillas e, incluso, tampoco los hay para las mascarillas tipo EPI (FFP2, FFP3, N95…).

Por tanto, la efectividad y la comprobación científica de prevención de contagio se aplica especialmente al uso de las mascarillas no reutilizables.

Ahora, en caso de existir mascarillas reutilizables, estas deberían pasar por el ensayo de obstrucción el cual es un parámetro establecido en la norma UNE-EN 149:2001+A1:2010 y deberían especificar en su envase que son de este tipo con la letra R y aclarar el número de usos que se les puede dar.

¿Tienen caducidad?

Esta es otra condición a la que debes prestar atención antes del uso de mascarillas. La idea común puede ser que las mascarillas no caducan. Sin embargo, al ser un elemento sanitario, sí tiene una fecha de caducidad, y esta debe ser señalada en su envase, junto al número de lote y la fecha de fabricación.

Una de las razones por las que estas tienen una fecha de caducidad es porque sus gomas y sus fibras pueden deteriorarse con el tiempo. Esto impide que tengan el ajuste preciso y que se cumpla con las condiciones de su filtro bacteriano.

Sin embargo, las mascarillas tienen una vida útil de medio a largo plazo. Nuestras mascarillas Béjar caducan tres años después de la fecha de fabricación. 

¿Cómo debo almacenar las mascarillas?

El almacenamiento de las mascarillas debe garantizar la integridad del producto durante todo su período de vida útil. Para este fin, estas deben ser almacenadas de la siguiente manera:

  • En espacios a temperatura ambiente.
  • No se deben exponer a temperaturas extremas de frío o calor.
  • El lugar de su almacenamiento debe ser seco y libre de humedad.
  • Se deben alejar del contacto directo con los rayos del sol.
  • Se deben conservar en lugares limpios y lejos de productos químicos.
  • Se debe evitar que se ejerza presión sobre estas.

Después del uso de mascarillas, ¿cómo se deben desechar?

En cualquier caso, bien sea en un entorno clínico, en una empresa de otro sector o como ciudadano común, se deberá desechar la mascarilla en la basura después de su uso y lavar o desinfectar las manos después de ello.

Esto es porque el riesgo de contagio por contacto en este punto es inminente, considerando que la mascarilla ya ha estado expuesta durante las horas o el período de uso.

En este punto, la mascarilla se convierte en un foco de infección tanto para ti como para los demás, por lo que lo ideal es que sean desechadas en un contenedor de basura cerrado, donde no queden expuestas a otras personas. 

Asimismo, es importante tomar en cuenta que el uso de mascarillas puede generar cansancio y, en caso de piel irritable o con acné, puede agravar la condición. Por tanto, es importante que después de su uso apliques productos como cremas y otros que ayuden a generar una mejor barrera protectora en la piel.

En caso de notar una evidente intolerancia a la mascarilla, podrías consultar a tu médico sobre soluciones alternativas. Algunas condiciones que podrían revelar esta intolerancia son:

  • Dificultad evidente e insostenible para respirar.
  • Mareos y dolor de cabeza.
  • Sarpullido o irritación en la piel.
  • Picazón y molestia en las mucosas.
  • Cuando ya se sufre una patología respiratoria que sea agravada con su uso.

Recuerda que muchas de estas incompatibilidades se pueden evitar cuando usas mascarillas como la nuestras, pues nuestros materiales no liberan partículas ni contienen compuestos tóxicos, los cuales son causantes de muchas de estas molestias. Además, aseguran la respirabilidad con la máxima protección contra las bacterias.

Finalmente, recuerda que la mascarilla es uno de los elementos esenciales en la batalla contra el contagio por COVID-19.

Tal como explica el profesor Kim Woo-joo del Hospital Universitario Guro de Corea, el error que se cometió en Europa y Estados Unidos fue no promover el uso de la mascarilla en toda la población desde el comienzo de la pandemia para reducir la velocidad de contagio que hemos experimentado.

Además, es fundamental que no olvidemos que el uso correcto de la mascarilla debe ir acompañado de los demás puntos del protocolo de prevención declarados para toda la población por la OMS:

  • Distanciamiento de 1-2 metros de persona a persona.
  • Evitar tocar los ojos, la nariz y la boca.
  • Lavarse las manos cada dos horas o antes, si es necesario.
  • Desinfectar superficies y objetos periódicamente.

Teniendo en cuenta todas las recomendaciones de esta guía sobre el uso de mascarillas podrás estar más tranquilo y seguro de estar haciendo lo necesario para pelear contra este enemigo invisible.

Conclusiones

El uso de mascarillas es el recomendado por los expertos en salud pública en el mundo. Por tanto, es indispensable conocer sus particularidades y las condiciones de su uso para que estas logren la alta efectividad que ya se ha comprobado.

Dentro de lo que pudiste encontrar en esta guía están las características técnicas y los requisitos que deben tener para asegurarte de usar las correctas, el porqué de su efectividad en esta pandemia, cómo colocarlas, quitarlas y desecharlas, cuándo no se deberían usar y lo indispensable que es acompañarlas de los demás elementos y medidas del protocolo de bioseguridad. 

Fuentes:

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/332657/WHO-2019-nCov-IPC_Masks-2020.4-spa.pdf

https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/when-and-how-to-use-masks